JOSÉ MANUEL_EIFI_es

Desde la Sierra Tarahumara


Al norte de México, en los estados de Chihuahua, Durango y Nayarit, habitan los tepehuanos. Ellos son un pueblo indígena que vive en la Sierra Tarahumara y en las distintas serranías de los estados mencionados. Por contacto logrado a través de lo que ellos denominan “gobernador del pueblo”, en este caso la gobernadora Norma, se logró establecer un espacio de encuentro a mitad del presente año.

Me citaron para el domingo 03 de julio en su centro ceremonial, a celebrar la misa, a compartir los alimentos y a participar en sus danzas. En la misa, ellos me dieron un mensaje, primero en su lengua y después en castellano. Al terminar la misa, realizaron algunas actividades propias de su cultura, como tocar su música y danzar. A medio camino de la danza, se hincaron en un gesto muy propio de ellos y nos invitaron a participar en su baile, al párroco del lugar y a mí.

 Fue una jornada muy emotiva y de verdadero encuentro enriquecedor. Ya concertamos otro encuentro en diciembre para poner la primera piedra de lo que será el nuevo edificio de su centro ceremonial.

Estableciendo una valoración intercultural de lo vivido, se puede decir que en este momento de su historia, los tepehuanos están en busca de su pasado, rescatando su música, sus instrumentos, su lengua y su vestido. El domingo es su día principal, y se reúnen en el centro ceremonial a bailar, a aprender, y a disfrutar en común de sus alimentos. El hecho de compartir estas actividades con su párroco, y conmigo, que soy el obispo local, es una señal de comunión eclesial desde su identidad más propia.

Las fotos y los videos que comparto aquí son una breve muestra de lo significativo de este primer espacio de encuentro y un buen augurio de nuevos momentos del Espíritu desde la Sierra Tarahumara.


Mons. Mauricio Urrea Carrillo, obispo Diócesis del Parral, México.

Ciclo de debates contemporâneos em Abya Yala

Bajo este título la REDYALA y la Universidad Nacional (Costa Rica) están desarrollado en este momento una serie de encuentros cuyo objetivo es generar espacios de conversación y reflexión, desde las perspectivas intercultural y decolonial, sobre temas que afectan la cotidianidad y la vida de las personas que habitamos en Abya Yala.

Desde la coordinación de esta iniciativa junto a la RedYala, comparto una breve valoración de las dos primeras sesiones a fin de destacar su valor para el movimiento intercultural de la región: el 24 de junio, y con la exposición magistral de Fernando Estenssoro (USACH- IDEA – Chile) titulada Conflictos en Europa: relecturas latinoamericanas ¿Qué dicen a Abya Yala?, nos fue posible comprender con mayor profundidad el actual conflicto bélico europeo y sus posibles consecuencias para la conformación de un nuevo orden multipolar mundial, donde América Latina y África podrían pasar a ser parte de un “Sur absoluto”.  De ahí que de acuerdo a Estenssoro, la posibilidad histórica de América Latina pasa por avanzar con decisión en un proceso de unidad e integración que le permita tener una voz y peso compartido en las grandes decisiones que marcarán su lugar en el nuevo orden.

El 29 de julio, y con las voces de Olinda Bravo (Asociación de Mujeres Migrantes Nicaragüenses, A.M.M.N.) y Marcos Rodrigues (NEABI -UDESC, Brasil), se desarrolló el tema Migraciones, derechos humanos y justicia cultural en Abya Yala. La sesión fue sumamente vivencial, pues ambos expositores narraron sus experiencias en cuanto personas que sufren las vicisitudes de menosprecio o falta de reconocimiento por su nacionalidad (extranjera) o el color de su piel. Tanto en uno como en el otro caso, se resaltó la fuerza que tiene el espíritu humano para no dejarse vencer por la adversidad, de modo que en iniciativas como la “tarde de café” compartida o ejercer la docencia universitaria siendo honestos con la realidad, se puede demostrar la propia valía y enfrentar con dignidad los ambientes adversos.

El ciclo continúa con nuevos debates que se prolongarán hasta julio del año 2023. Esta es definitivamente una grata experiencia intercultural ya que por los temas y los participantes (de varios rincones latinoamericanos) se intercambian miradas y sensaciones que ensanchan el propio espacio de significados y sentidos de vida.


Reporta: José Mario Méndez (Universidad Nacional, Costa Rica)